Tag Archives: juego

Los “malditos” celos (II): los celos como arma arrojadiza.

07 Oct 2013

celos-21-300x201En este post acerca de los celos queremos tratar uno de los “usos” más comunes que se le da a este sentimiento dentro de las relaciones de pareja: dar celos para fastidiar o hacer daño a tu pareja o simplemente para reclamar su atención.

Puede ser tan sencillo como esto: tu pareja y tú estáis peleados por cualquier motivo y de una manera más o menos consciente se usan los celos como una agresión o como un arma, dentro de la pelea. El tonteo con la otra persona nada tiene que ver con la seducción o la atracción sexual. Puede que ni siquiera nos guste, pero lo hacemos porque hemos detectado que le fastidia a nuestra pareja o así nos presta la atención que deseamos.

Es posible nos parezca un tanto rebuscado, pero esta es una de las formas más comunes en que las parejas en conflicto utilizan para hacerse daño. ¿Quién no ha visto en una fiesta o reunión social a alguno de nuestros amigos “tonteando” con otra persona bajo la mirada enfadada o molesta de su pareja? Esto no quiere decir que lo hagan de una forma consciente: muchas veces no se dan ni cuenta de lo que hacen, y a veces incluso… ¡ni siquiera saben que están en conflicto! Pero siempre que detectamos este comprotamiento en terapia nos induce a pensar en ello.

¿Y qué podemos hacer? Si vemos que está sucediendo con un amigo nuestro y tenemos la suficiente confianza, entonces podremos señalarle que su actitud o comportamiento está dando celos a su pareja y que quizá debería pensar sobre esto y hablarlo con ella.

¿Y si lo detectamos en nosotros mismos? Estas preguntas pueden ayudar a aclararnos:

-¿Por qué mi pareja o yo “tonteamos” con otra persona? ¿Hay una atracción real, o tiene más que ver con nuestra relación? ¿Es para “fastidiar” o molestar o una manera de llamar la atención del otro?

-En ese caso, ¿por qué podemos estar enfadados? ¿Estamos pasando por un mal momento como pareja o de crisis personal?

Chequear estas cuestiones y exponerlas directamente a nuestra pareja pueden ayudarnos a afrontrar una situación de celos como la descrita y evitar el uso de los celos como un arma arrojadiza en nuestra relación.

Y si queréis saber más de este tema os recomendamos leer el capítulo 13 de “Ysinembargotequiero: claves para una buena vida en pareja”, Los malditos celos. Y no olvides dejarnos tus comentarios y experiencias. Un saludo a todos y buena semana.

Sin comentarios todavía. Deja tu comentario →

¿Qué hacer cuando el sexo decae?

11 Mar 2013

El placer sexual es necesario para la pareja.

Nos consultan frecuentemente cómo mejorar la sexualidad en la franja de edad de los 50-60 años en las mujeres. La queja generalizada de ellas es que notan una disminución del deseo sexual. Sus parejas también lo notan y es evidente que esto puede acarrear consecuencias y cierto malestar en la pareja.

En ese periodo de la vida hay varios factores en juego: esta etapa coincide en la mayoría de las mujeres con los descontroles hormonales secundarios a la menopausia. Esto es una realidad que se puede hoy día tratar consultando con el ginecólogo y poner el tratamiento adecuado para cada caso.

También en esta franja de la vida, muchas parejas llevan un largo recorrido y como acostumbramos a deciros, la sexualidad decae con el paso del tiempo y precisa de un cierto esfuerzo personal para evitarlo. Muchos estaréis pensando ¿y cómo se hace eso? No hay un remedio mágico, pero sí unas claves que pueden ayudar a mantener la sexualidad activa pese al paso del tiempo. Ahí van algunas:

-Tener presente el sexo en el pensamiento, no aparcarlo como si no existiera.

Recordar las ventajas de los encuentros sexuales para la pareja.

-En la vida cotidiana, introducir ternura y muestras de cariño, no únicamente cuando quieras tener sexo.

Seduce a tu pareja, que te guste gustarle y viceversa.

-Busca algún momento íntimo (aunque el sexo no sea tu prioridad) porque después lo agradecerás. No conocemos a nadie que se arrepienta de haber tenido un ratito de placer.

Esperamos aportar algo positivo a vuestra vida sexual. Si os interesa el tema, podéis leer más en el Capítulo 12 de “Ysinembargotequiero. Claves para una buena vida en pareja”. Gracias por seguirnos y por vuestras aportaciones, que son siempre enriquecedoras.

Un comentario. Deja tu comentario →

¿Qué puedo hacer si no tengo orgasmos? (II)

09 Ene 2013

sexualidadDe nuevo volvemos al tema de la sexualidad con la dificultad para tener orgasmos. Como os comentábamos en el post anterior, esta una pregunta muy frecuente en nuestra consulta, sobre todo entre las mujeres y trataremos de avanzar un poco más. Recordemos primero las ideas generales que dejamos en el aire:

– La sexualidad de cada uno es responsabilidad de uno mismo.

– Si tenéis problemas sexuales, no les deis la espalda, intentad afrontarlos.

Hoy queremos insistir en la necesidad de autoexplorarse el cuerpo y aprender a darse placer a uno mismo. Es sorprendente la cantidad de mujeres que no se miran desnudas en el espejo y que nunca han explorado sus genitales o se han masturbado. Todos los cuerpos son hermosos y pueden dar y recibir placer, pero necesitamos empezar a reconocerlo por nosotros mismos.

Podemos empezar por descubrir qué nos gusta, qué nos excita, qué parte de nuestra anatomía nos pone los pelos de punta al ser acariciada, mordida o besada. Ayuda mucho imaginar escenas eróticas que nos estimulen la mente y nos predispongan al deseo. En este sentido son muy recomendables lecturas eróticas que nos trasladen a escenarios excitantes, que nos permitan dar rienda suelta a nuestra imaginación y que la fantasía pueda ejercer su poder atrapándonos con el deseo sexual. (“Cincuenta sombras de Gray” ha ayudado mucho a popularizar la literatura erótica, pero hay un campo infinito que podemos explorar).

Una vez que conseguimos sentirnos cómodos con nuestro propio cuerpo podemos aumentar el grado de excitación, dejando que este nos guíe en el camino. No ponerse metas ni obligaciones, tan sólo disfrutar. De esta forma podremos avanzar en el autoconocimiento y llegar al clímax sexual de forma natural a través de la masturbación.

¿Y qué tal si además añadimos algún tipo de juguete erótico…? Los recomendamos no sólo para la autoestimulación si no también para las relaciones en pareja.

Como veis las posibilidades son infinitas. Sentiros libres de explorar el mundo de la sexualidad con libertad y sin prejuicios. Y recordad que sólo si conocemos el camino que nos lleva al placer sexual, podremos guiar a nuestra pareja para recorrerlo juntos.

Para una descripción más detallada de otros problemas frecuentes en la sexualidad y sus soluciones os recomendamos el capítulo 12 de nuestro libro. Y si las cosas no avanzan, por favor, que nunca os de miedo consultar a un especialista. Todos merecemos poder disfrutar el placer de la sexualidad.

¿Te ha gustado este post? No dudes en difundirlo. ¡Gracias!

2 comentarios. Deja tu comentario →

La sinceridad en la pareja: una situación real.

30 Nov 2012

Hoy viernes queremos proponeros un juego de cara al fin de semana. Hemos cogido uno de los ejemplos del libro “YSINEMBARGOTEQUIERO: Claves para una buena vida en pareja“, del apartado que trata sobre la sinceridad para que nos déis vuestra opinión. En una circunstancia así ¿Qué haríais?…

Imaginad que hace tres meses era el décimo aniversario de tu promoción de la universidad. El reencuentro con antiguos amigos, anécdotas, recuerdos, todo ello aderezado con copas, risas y baile. Y además allí está esa persona con la que siempre tonteaste. Ambos sentíais que había una química especial, pero por un orgullo mal entendido, vergüenza o miedo, ninguno se atrevió a dar el paso para iniciar una relación en serio.

Entonces en uno de esos bailes lentos del final de la noche, casi sin gente, en un garito y con dos copas de más, os besáis con cariño durante un rato. Es una tontería, los dos lo sabéis, pero os dejáis arrastrar por la nostalgia y el recuerdo de aquello que pudo haber sido.Al terminar la noche os despedís con un abrazo sabiendo que cada uno volverá con su pareja para continuar su vida, y probablemente no os volveréis a ver.

Al día siguiente os despertáis con vuestra pareja y al mirarla sentís una punzada de culpabilidad. “¡Lo que hice ayer! Cómo se me pudo ir la cabeza. Si es la primera vez que me pasa algo así. Es una tontería, pero no querría que mi pareja lo hubiera hecho. Me gustaría que me lo dijera. Pero yo no sé que hacer…”.

Bueno, ¿y qué vais a hacer? ¿Se lo diréis a vuestra pareja? ¿Seréis sinceros con ella? Animaos a dejar vuestros comentarios. Durante la próxima semana que viene os daremos nuestra opinión sobre esta situación.

Hasta entonces… ¡Buen fin de semana a todos!

10 comentarios. Deja tu comentario →

Celos y autoestima

14 Nov 2012

Podemos sentir celos desde nuestra más tierna infancia…

Queremos dedicar algunos post al tema de los celos y empezaremos diciendo que si queremos o deseamos a alguien siempre tendremos, en algún lugar de nuestra mente (allí donde se guardan los sentimientos), una lucecita que nos alerte del temor a perderlo: son los celos.

Los celos tienen una relación directa con nuestra autoestima: si me siento “poca cosa”, que no sirvo o no doy la talla, que soy incapaz de cubrir las necesidades emocionales, sexuales, intelectuales o de cualquier otro tipo que pueda necesitar mi pareja entonces cualquier persona en la que ésta se fije la viviré como una amenaza y hará disparar mi sentimiento de celos.

Pero, por otro lado, si yo me siento bien conmigo mismo, me veo atractivo, interesante, satisfago sexualmente a mi pareja, tengo un trabajo que considero digno, buenos amigos y mi pareja está enamorada de mí, entonces pensaré: ¿quién hay mejor que yo para mi pareja? En este caso no tendré ningún miedo a que pueda venir alguien y le ofrezca algo que no tenga, porque ya le doy yo mi amor y todo lo que pueda necesitar de otra persona.

Así que la conclusión podría ser: cultívate como persona todo lo que puedas. Siéntete a gusto contigo mismo, resulta atractivo para tus ojos y lo serás para los demás. Tener una buena autoestima es uno de los mejores remedios para los celos.

¿Estás de acuerdo con este post? No dudes en difundirlo o dejarnos un comentario con tu experiencia. ¡Gracias!

5 comentarios. Deja tu comentario →

Sexo, sexo y más sexo (I)

31 Oct 2012

El deseo sexual

¿Es importante el sexo en la pareja?¿Qué frecuencia de relaciones sexuales se considera “aceptable”?           

A lo largo de los distintos post sobre sexo, intentaremos despejar dudas, aportando claves que puedan ayudaros a vivir la sexualidad de manera más libre y placentera, así como soluciones a los problemas más frecuentes.

Queremos comenzar con una rotunda afirmación: el placer sexual es necesario en las relaciones de pareja. La relación sexual en una pareja es un acto enormemente íntimo, de intercambio de afecto, ternura y placer. Es un vehículo inmejorable para que se diluyan tensiones entre la pareja y poder demostrar gratitud por ser amado y deseado.

Cuando la pareja consigue culminar la relación sexual con sus correspondientes orgasmos (ya os avanzamos que no es necesaria la simultaneidad), es el culmen de la satisfacción: sentir que eres capaz de dar placer al otro y sentirte tan deseado por tu pareja hasta conseguir esa intensidad de placer sexual, refuerza el vínculo amoroso como casi nada en esta vida.

¿Podemos hacer algo para mejorar nuestra sexualidad?

En la pareja, es imprescindible que cuidemos activamente esta parcela tan fundamental. Con el paso del tiempo, si no ponemos empeño, el deseo decae. La libido disminuye progresivamente y cada vez nos va dando más pereza, pudiendo alcanzar un preocupante grado de indiferencia. Esforzarse por mantenerse atractivo, además de ser inmejorable para la autoestima personal, ayuda a atraer el interés de tu pareja.

Alguna vez os recordaréis aconsejando a una amiga que os ha confiado que su pareja está distante, que ya no se sienten tan unidos el uno con el otro… y tú diciéndole: ”Ponte guapa, cómprate ropa más sexy, cambia un poco de look, usa lencería erótica, reconquista a tu pareja…”. También os reconoceréis aconsejándole a un amigo: “esfuérzate por ser más detallista, fíjate si está guapa y díselo. Escúchale atentamente cuando te cuente algo, ponte guapo y que note que te esfuerzas…”.

Introducir la seducción, juego, erotismo, fantasía y un punto de transgresión. Si lo previsible es aburrido en casi todos los órdenes de la vida, en el sexo también lo es.

Queremos haceros conscientes de que el sexo no empieza en la alcoba, sino mucho antes de meterse en la cama. El inicio del deseo sexual comienza a despertarse por el poder de nuestra mente, es más mental que físico, así que algo podremos hacer ¿no os parece?

¿Y cómo podemos despertar más nuestro deseo?

El Dr. Vázquez cocinando

Imagina que estás cocinando. Se trata de un plato que haces habitualmente y está buenísimo. Te encanta, es rápido y sencillo. Pero un día piensas que tal vez puedas, si no mejorarlo, sí darle un toque de sabor que lo haga diferente, más apetitoso, más novedoso. Primero piensas qué ingredientes podrías añadir, te imaginas qué aroma conseguirás, qué sabor tendrá, qué color le dará al guiso, la consistencia… Sólo con empezar a  imaginártelo ya se te hace la boca agua.

Así que te pones manos a la obra. Vas añadiendo uno a uno los ingredientes, cuchara en mano probando de poco en poco, saboreándolo, oliéndolo, disfrutando del sabor que vas consiguiendo. Si algo no te gusta, rectificas sobre la marcha: una pizquita de sal, un poco de vino tinto… Va desprendiendo aromas que estimulan tus jugos gástricos.

Tus sentidos van preparando tu cuerpo para cuando llegue el momento tan esperado: la hora de saborear definitivamente ese delicioso guiso que con tanto amor estás cocinando. ¡Es casi imposible que te salga mal cuando le pones tanto cariño y mimo!

¿No os recuerda en cierta manera al sexo? Si con vuestra pareja seguís los pasos anteriores, tenéis el éxito casi garantizado, porque existen dos ingredientes fundamentales: imaginación y cariño.

En los próximos post sobre sexo, seguiremos aportando buenas ideas para que podáis incorporar a vuestra vida sexual. ¿Os animáis?

5 comentarios. Deja tu comentario →