Tag Archives: intimidad

CLAVES PARA ESTIMULAR TU VIDA SEXUAL

25 May 2014

erotismo-en-la-pareja-2Recomendamos el excelente artículo del Dr. Adrián Sapetti, en la sección entremujeres del periódico argentino Clarín. En él nos da 30 claves para mantener el sexo vivo. En nuestro manual “Ysinembargotequiero: claves para una buena vida en pareja”, dedicamos un capítulo entero a la sexualidad. Es uno de los más extensos, junto al de comunicación. ¿Por qué será?…

Aquí os dejamos con un resumen del artículo del Dr. Sapetti junto a nuestras aportaciones personales.

El sexo también se puede (y se debe) planificar. Prepara una escena erótica modificando el lugar, el escenario, las luces, la música, el vestuario…

Acaricia, abraza, mima a tu pareja pero también es importante que te dejes hacer. No siempre tiene que llevar el mismo la iniciativa. Jugad a cambiar roles.

Podéis utilizar material erótico para estimularos mutuamente: desde videos, fotos, vibradores y otras ayudas sexuales. La lencería erótica puede ser un buen estimulante así como los libros eróticos: ¿qué tal elegir uno, leerlo juntos en la cama y ver qué pasa…?

De vez en cuando habla de sexo con tu pareja, sobre vuestros gustos. La vida cambia, los gustos cambian. Aquella posición preferida, quizá ahora no lo es. Es bueno que tu pareja lo sepa y sepas lo que a él/ella le gusta: ahora y en esta época de la vida. Cambia, todo cambia…

Ten un día erótico distinto para cada uno. Esa jornada estarás a su disposición para lo que te pida. Serás un esclavo o una esclava en el amor, al menos por un día. Si te entregas con confianza, luego serás recompensado cuando sea tu turno…

Disfrutad de los masajes eróticos o relajantes, dando y recibiéndolos. Usad aceites para masajes y lubricantes íntimos. ¿Qué tal un baño o una ducha juntos?

Déjale notas amorosas, envíale e-mails eróticos o pasionales.

Sorprende a tu pareja con una cena afrodisíaca, con un buen vino, con manjares para halagarla, presentados de manera erótica o romántica.

No os olvidéis de la capacidad erotizante del gran olvidado en las parejas de muchos años: el beso. Besos cortos, profundos, suaves, apasionados, húmedos o secos, largos o breves.

Es bueno confiar en la pareja: entregarse plenamente, abrir la coraza y  perderse en el otro. Explicita tu deseo, ¡deja el pudor y la vergüenza a los pies de la cama!

Si eres mujer: date permisos para llevar la iniciativa. Trata de promover y buscar el encuentro erótico, de pedirle lo que te gusta.

Si eres hombre: date permisos para entregarte a ella. Descubre tu parte sensible, cariñosa y sensual.

No pienses que hay edades límites para el sexo: se puede disfrutar de él desde la adolescencia hasta el fin de la vida.

Mantente atractivo para ti y para tu pareja. Cuídate física e intelectualmente.

La sexualidad no es una, sino muchas. No hay un estándar, un bien y mal, siempre que se haga consensuado y respetando tus deseos y los de tu pareja.

Si existe algún problema entorno a vuestra sexualidad, no lo escondas. Pedid ayuda a un especialista. La mayoría de los problemas sexuales tienen un remedio más fácil del que pensamos.

Dale alas a la imaginación y las fantasías: ¡son el mejor remedio para el aburrimiento y la monotonía!

Si queréis leer más acerca de este tema, os recomendamos el capítulo 12 de Ysinembargotequiero. Claves para una buena vida en pareja. Podéis adquirirlo en este blog y lo recibirás en tu domicilio. Deseamos que os haya ayudado en algo, la lectura de este post. Si es así, no dudes en enviarlo a tus contactos.

 

3 comentarios. Deja tu comentario →

¿La llegada de los hijos supone el final del sexo?

24 Nov 2013

los-autores-ysinembargotequieroAlgunos piensan que la llegada de los hijos supone el fin del sexo. A nosotros esta afirmación nos parece muy rotunda y extremista, pero algo de cierto hay en ella.

Unos datos que nos pueden hacer pensar: cuatro de cada 10 madres y padres admiten que encuentran a su pareja menos atractiva y el 53,3% de los divorcios españoles se produce con menores en casa. Visto este inexorable efecto dominó, la primera y más importante prueba de fuego para el matrimonio suele ser la llegada del primogénito/a.

Respondamos algunos interrogantes al respecto:

¿El nacimiento del hijo une o desune a las parejas? El niño fortalece más a las parejas unidas porque constituye el fruto de su amor, mientras que para las que tienen problemas es el detonante de la separación. En no pocos casos, tener un hijo ha sido un intento de mantener en pie una relación que se tambalea. De ahí que las estadísticas demuestren que muchas parejas se separan después de tener un hijo: el nacimiento es uno de los acontecimientos que suele modificar la actividad sexual de los padres, lo que en muchos casos puede provocar discusiones e incluso rupturas.

¿Cómo afecta al día a día de la pareja la llegada del bebé? La llegada del bebé descabala la rutina y la normalidad de las parejas. La personita recién llegada va a demandar toda la atención y energía de sus padres, quedando ellos y su relación de manera inevitable en un segundo plano.

¿El nacimiento del primer hijo puede provocar una crisis de pareja? Todas las parejas sufren con la llegada del primer hijo una crisis evolutiva que es absolutamente normal, y que en la mayoría de los casos se resuelve de manera satisfactoria, siempre y cuando la pareja tuviera previamente una base sólida. En parejas con problemas, la llegada del bebé supone casi siempre un agravamiento de los mismos.

¿Cómo solucionar las asimetrías en la pareja respecto al deseo sexual? No es razonable ni eficaz para una buena relación que alguno de los dos miembros demande placer sexual a su pareja cuando esta no está en condiciones de generarlo. Si se maneja este periodo con madurez, sensatez y generosidad, el deseo sexual volverá más reforzado y con unos contenidos emocionales mucho más ricos.

¿Cómo se sienten algunos papás con el nacimiento del primer hijo? El hombre, a veces se siente como el gran desplazado, con el agravante respecto a la mujer de que sigue teniendo las mismas necesidades sexuales y afectivas, que solo se satisfacen en momentos muy concretos y sin demasiada frecuencia. Ante esta situación, lo que hace quien es inteligente es volcarse en atenciones hacia la reciente madre y hacia su pequeño hijo y asumir la reducción de la actividad sexual.

¿Qué falta en las relaciones sexuales cuando llega el bebé? Nos falta la puesta en escena, los prolegómenos, la espera y los detalles que teníamos el uno con el otro antes de llegar los hijos.

¿Qué factores están implicados en el descenso de las relaciones sexuales? Sin duda, se acorta el tiempo de dedicación a uno mismo y a la pareja. Los factores de cansancio, sueño y estrés importante, todos ellos son aparentemente malos consejeros de la relación sexual, pero en ningún caso causantes de su desaparición.

¿A veces culpamos a los hijos del deterioro de la vida sexual injustamente? Sí, con frecuencia culpamos a los hijos, al trabajo, a la rutina o al estrés de la desgana o desinterés en el terreno sexual, Los hijos están muy a mano para responsabilizarles de nuestro cansancio. Pero podemos esforzarnos activamente para no dejar en el olvido nuestra intimidad de pareja incluso en periodos de cansancio o estrés. Cuanto más tiempo se pase sin tener relaciones, más nos costará retomarlas. El sexo es el termómetro de la pareja y la falta de vida sexual puede estar reflejando un problema subyacente.

¿Cómo podemos mantener a raya a los hijos? Estos son algunos de los consejos prácticos que los especialistas recomendamos a las parejas a la hora de proteger y alimentar su propio espacio sexual y simbólico:


No eternizar la presencia del bebé en el dormitorio de los padres.     Colocar un pestillo en el dormitorio conyugal para evitar las irrupciones indeseadas

Organizar al menos un par de veces al mes actividades sin niños

En dichas ocasiones, evitar las conversaciones alrededor de temas de “logística”: hijos, casa, trabajo…

Priorizar la pareja: el primer beso al llegar, la primera palabra y la primera atención debe ser para ella.

El sexo ha de ser una prioridad.

Procurar no caer en cierta dejadez en el arreglo personal: la apariencia también manda mensajes a nuestra pareja.

Enseñar a los hijos a respetar horarios y costumbres y fijar momentos exclusivamente para la pareja.

No llamar a la pareja “papá” o “mamá”, es deserotizante.

No convertir la vida social de la pareja en una extensión de la de los hijos.

Para más información, os invitamos a conocer nuestro libro Ysinembargotequiero. Claves para una buena vida en pareja. En él encontraréis claves prácticas sobre el mundo de las parejas y los avatares de la vida en común.

6 comentarios. Deja tu comentario →

¿Qué es un hijo “parentificado”?

29 May 2013
Las jerarquías son necesarias para un buen funcionamiento familiar.

Las jerarquías son necesarias para un buen funcionamiento familiar.

Siguiendo con el tema de las relaciones de padres e hijos, queremos hablar sobre un tema que ya insinuamos en la entrada anterior y que ha suscitado varios comentarios y debates. Se trata de los hijos “parentificados”. ¿Qué queremos decir con este término?

 
Un hijo parentificado es aquel que toma dentro de la familia un papel que no le corresponde y que se acerca más a las funciones o al poder que detentan los padres, que al que le corresponde por ser uno más de los hermanos. Veamos algunos ejemplos para ilustrarlo.
 
-Ese hijo decide dónde hay que ir de vacaciones, y su opinión vale tanto como la de los padres y más que la de sus hermanos.
-Se permite reprender a sus hermanos y tiene privilegios que ellos no tienen.
-Se le deja opinar de temas que no le corresponden, como decisiones en el ámbito económico o temas laborales de los padres.
-Mantiene una relación de intimidad con alguno de los padres, siendo partícipe de confidencias o secretos de la pareja que no debería conocer.
-Recoge las quejas y reproches que se dan entre los padres y opina de los temas de la pareja posicionándose a favor de uno y en contra del otro.
Aunque hay ocasiones en las que un hijo puede tomar parcialmente algunas de las responsabilidades de sus padres y ser algo adaptativo (como por ejemplo en una enfermedad del padre o la madre), el tipo de situaciones que hemos descrito pueden ser muy perjudiciales para el desarrollo emocional de los hijos, y causar en determinados casos, problemas psicológicos en ellos.
 
Cuando observamos estas dinámicas, encontramos con frecuencia que uno de los padres está fomentando o favoreciendo la situación, y busca en el hijo “parentificado” un apoyo en el que volcar sus problemas o frustraciones de pareja. Es habitual descubrir por tanto un conflicto en la relación de los padres que, una vez resuelto, devolverá al hijo a la posición que debe ocupar dentro de los hermanos. Cuando el hijo regresa a la posición que le pertenece dentro de la jerarquía familiar, aunque al principio lo vive mal porque siente que pierde poder, a medio plazo sentirá un gran alivio al poder desprenderse de la responsabilidad que llevaba a sus espaldas.
Si quieres saber más acerca de estos temas te invitamos como siempre a consultar nuestro libro Ysinembargotequiero. Claves para una buena vida en pareja”. Y por supuesto no olvides dejarnos tus comentarios y reflexiones.
2 comentarios. Deja tu comentario →

El whatsapp y la relación de pareja:

26 Abr 2013
Cuando estés con tu pareja, olvídate un poco del whatsapp.

Cuando estés con tu pareja, olvídate un poco del whatsapp.

En este post vamos a intentar aportar unas ideas claras acerca del uso del whatsapp y las interferencias que pueden darse en la pareja.

-Si estás tranquilamente con tu pareja, evita estar conectado al whatsapp, porque ese tiempo y espacio se lo estás restando aella. No dudes en desconectarte.

-A veces encontramos parejas que están utilizando el whatsapp para darse celos, con constantes interrupciones respondiendo  whatsapp. Esta situación puede suscitar cierta desconfianza y dar rienda suelta a la imaginación: “¿con quién hablará?”, “le cuenta más cosas que a mi”, “conmigo no habla, pero por whatsapp no deja de escribir”…

-Aunque tengas la tentación de vigilar y curiosear el whatsapp de tu pareja, no te lo recomendamos, porque pertenece a su intimidad personal y no debes inmiscuirte. Sería positivo comentarle cómo te sientes cuando esto sucede: “me siento desplazad@ y un poco molest@ cuando te veo tan abstraid@ con el whatsapp”…

-Muchas infidelidades o pequeños flirteos, se descubren hoy en día por el uso del whatsapp. Encontramos dos situaciones diferentes: una que llamamos “acto fallido” y es cuando inconscientemente (movido por la culpa), te autodescubres. Así o bien te equivocas y le envías el whatsapp, que teóricamente era para la otra persona, o bien, aún sabiendo que en el móvil tienes mensajes de la persona con la que coqueteas o estás siendo infiel, dejas el móvil al alcance de tu pareja, casi provocando que lo mire.

-Si quieres romper con tu pareja, no te escondas detrás de la pantalla de tu móvil y se lo digas por whatsapp. Una situación así merece toda tu atención.

También podemos extraer un buen uso del whatsapp para la pareja: Hay personas que les cuesta mucho disculparse en persona y a través del whatsapp, ayudado de los emoticonos, logran romper el silencio y disculparse.

Esperamos que estas claves os sirvan para hacer un buen uso del whatsapp y no dudéis en dejar vuestros comentarios.

27 comentarios. Deja tu comentario →

Cómo superar una infidelidad (I):

01 Mar 2013

infidelidadSi vemos estadísticas, casi el 50% de las personas son infieles en algún momento de su relación. Por esto hemos pensado ofreceros una serie de post sobre cómo superar  una infidelidad. Es uno de los problemas más complejos y dolorosos por los que algunas parejas atraviesan y cuando sucede, se tambalean los cimientos de la relación porque implica la ruptura del compromiso de lealtad. Antes de llegar a ese pacto de lealtad y fidelidad, las personas en la relación han ido intimando progresivamente y descubriendo en el otro unas cualidades personales que le hacen ganarse esa entrega y confianza plena. Tenemos que ser conscientes de que ganarse esta lealtad y confianza plena en el otro, cuesta mucho, pero perderla no tanto y recuperarla, aunque no es no es imposible, requiere de importantes esfuerzos.

Cuando decimos a alguien “te soy fiel”, ¿qué le estamos diciendo?:

Formas parte de mi vida y confío plenamente en ti. Te respeto y mi amor hacia ti está por encima de “caprichos” o “aventuras pasajeras”. Te quiero y aunque como personas que somos, vamos a vivir situaciones que nos cuestionen nuestro pacto de fidelidad, intentaré superar ese momento y seguiré apostando por ti. Te admiro y me aportas cosas importantes. Ante las adversidades también te soy fiel, porque estamos para los buenos y para los malos momentos. Creo en ti y confío plenamente en ti. Tú existes para mí incondicionalmente, como yo lo siento en ti…

 ¿Y si tu pareja ha sido infiel? ¿Qué sentirías?

Desconfianza, tristeza profunda por la pérdida de la confianza. Sentiría que algo importante se ha roto, dolor, confusión, baja autoestima, culpabilidad, pérdida de la intimidad, rabia, impotencia, miedo al futuro, nerviosismo y suspicacia ante el temor a que se repita o que siga sucediendo.

Como personas que somos, cualquiera puede descubrirse deseando sexualmente a otra persona que no es su pareja, incluso enamorarse, o simplemente tener un encuentro sexual puntual con una persona desconocida hasta entonces. En otros casos se llega más lejos y hay personas que mantienen relaciones paralelas. Evidentemente estas situaciones son enormemente diferentes y la forma de afrontarlas también será distinta.

Ante una infidelidad ¿Qué hacer? ¿Está todo perdido?

Lo primero es reconocer que ha existido la infidelidad. Tras reconocer que ha existido esa infidelidad, ambos miembros de la pareja deben aceptar que están ante una situación muy crítica, que se tambalean completamente los cimientos de la relación y que en ese periodo inicial de shock no pueden pensar con claridad.

Primero asumir y aceptar lo que ha sucedido, no engañarse y mirar para otro lado o enterrar la cabeza en la arena.  En un segundo momento valorar la situación. No toméis decisiones trascendentales en “caliente”.

En el siguiente post sobre ruptura, avanzaremos un poco más. Pero si deseáis profundizar más, os recomendamos la lectura del Capítulo 14 de “Ysinembargotequiero. Claves para una buena vida en pareja”, donde tratamos extensamente este tema. Animaos a participar compartiendo vuestras experiencias personales o preguntando dudas, que estaremos encantados de resolver.

Un comentario. Deja tu comentario →

LAS RELACIONES “TÓXICAS” DE PAREJA

17 Ene 2013
Tras el enamoramiento, puedes descubrir que tu pareja es "tóxica".

Tras el enamoramiento, puedes descubrir que tu pareja es “tóxica”.

En el transcurso de una relación, atravesamos diferentes etapas que van unidas a un mayor conocimiento y descubrimiento hacia el otro. Al principio existen muchos más elementos de seducción y de atracción hacia tu pareja, desplegando todos nuestros mejores encantos personales. Pero conforme nos vamos sintiendo más comprometidos y más cómodos, nos permitimos compartir también esas facetas de nuestra personalidad, que nos gustan menos, pero que también forman parte de nosotros.

A medida que aumenta la relación de intimidad, va surgiendo la necesidad de mostrarse tal y como somos, sin la necesidad del principio de exponer sólo nuestros puntos fuertes. En general, poder llegar hasta aquí e ir madurando la relación, intercambiando pasión y desenfreno por intimidad, comprensión, empatía y dar cabida al verdadero amor, es muy positivo.

Pero ¿Qué sucede si cuando nuestra pareja se relaja y se muestra tal y como es, con sus virtudes y sus defectos, comenzamos a observar y a sentir actitudes que nos desagradan? ¿Y se trata de una “persona tóxica? 

¿A qué llamamos personas tóxicas?

Usamos este término porque es muy gráfico. Son esas personas que atraen a los problemas, que sienten que la vida les trata injustamente, que sus vidas están llenas de dificultades y además no se responsabilizan de lo que les sucede. Casi siempre tienden a culpar a su entorno de lo que les pasa, colocando fuera de ellas la responsabilidad.

Encontramos parejas tóxicas, verdaderos “vampiros de energía emocional”. Se colocan en la posición de dependencia, demandantes de todo tipo de atenciones. Cuando no consiguen las expectativas que esperan recibir, se instalan en la eterna queja, en la crónica insatisfacción.

Muchas veces coincide que son personas muy celosas, lo que les lleva a veces a mostrarse irritables e incluso algo tiranas. Generalmente se trata de personas con baja autoestima, con carencias y conflictos que tienden a proyectarlos en su pareja haciéndole a su cónyuge responsable (cuando no el culpable) de todas sus desgracias. Alternan entre el rol de sumisión y de poder, pero con frecuencia necesitan degradar al otro para sentirse mejor. No suelen tener problemas exclusivamente con su pareja. Generalmente concluyen que el mundo es injusto, que además tienen mala suerte y que la vida les trata mal.

Si tras una primera etapa de enamoramiento, aunque haya sido preciosa, descubrís que vuestra pareja puede ser una persona “tóxica”, os aconsejamos que reflexionéis y seáis sinceros y coherentes.

Tal vez sea el momento de escuchar las opiniones de vuestro más íntimo entorno (familia y amigos) y vuestras propias percepciones y los sentimientos que os despiertan sus actitudes. Después llega el momento de tomar la decisión correcta. En terapia de pareja y en terapias individuales, encontramos con frecuencia personas con estos problemas. Si te sientes identificado, no tires la toalla, busca ayuda.

Suerte y ánimo, es preferible darse cuenta cuando todavía estamos a tiempo, que pasar toda una vida infelices ¡Sólo vivimos una vez, por eso cada minuto es importante!

Como siempre os invitamos a compartir vuestra experiencia personal o vuestras dudas y si os podemos ayudar en algo, nos damos por satisfechos.

Olga Córdoba e Iñaki Vázquez

7 comentarios. Deja tu comentario →

El placer de la intimidad:

29 Oct 2012

 

La intimidad en la pareja

En este post, queremos hablar de un sentimiento especial que se puede dar en las relaciones de pareja (no solo en las amorosas, sino en otras, como las familiares o de amistad).

Es importante que lo podamos identificar y cultivar, ya que su existencia enriquecerá sin duda nuestra relación. Hablamos de “la intimidad”.  

La intimidad es un tipo de relación interpersonal basada en la franqueza, en la autenticidad de lo que compartes, ya sean deseos, sentimientos o valores.

A casi todos, nos reconforta la sinceridad, la compañía, el poder descubrirnos al otro en libertad, sin ser juzgados, con el alma expuesta y sin temor a ser heridos, ni a que esa información sea posteriormente utilizada en nuestra contra en momentos de discusión.

Cuando confiamos ciegamente en una persona, lo hacemos sin temor, sabemos que vamos a encontrar comprensión incondicional. Las relaciones de pareja que cuentan con intimidad, son como una droga, enganchan mucho.

 Este tipo de relación surge espontaneamente, no es algo que podamos decidir tener o no tener, está fuera de nuestro control.

Pero, evidentemente, si existen ciertos ingredientes en la relación, facilitarán el paso a una relación de intimidad.

 ¿Qué ingredientes de la relación de pareja ayudan a que pueda surgir la intimidad?

 El sentimiento de amor: “a pesar de todo, te quiero”.

 La seguridad en los afectos : “en lo que yo siento por ti”, y viceversa.

 Una actitud reinante de ternura y muestras de cariño en el día a día, con esos pequeños gestos, caricias que nos recuerdan: “te quiero, pídeme lo que necesites que aquí estoy”.

 Una comunicación franca entre los dos, sin juzgar y sin ser juzgados.

 Honestidad: “así soy y así me muestro ante ti”.

 A algunas personas les resulta más complicado mantener relaciones personales que den cabida a la intimidad. Nos referimos a personas invadidas por el miedo.

Desafortunadamente, en la vida hay personas con biografías muy duras que en la edad adulta pagan una elevada factura.

Lo peor es que, sin ser culpables de lo que sufrieron, pasan la vida presas del odio, la rabia, el miedo y el paranoidismo que les pone más difícil ser felices.

Si os sentís así, o en algún momento os habéis identificado con lo que os estamos contando, ¡tranquilos, todo tiene solución! Eso sí, a veces merece la pena pedir ayuda profesional para intentar sentiros más felices y hacer más felices a los que nos rodean…

 

Un comentario. Deja tu comentario →