Tag Archives: discusión

¿Las personas narcisistas son tóxicas?

21 Mar 2013

El miedo es mal compañero de viaje en la pareja.

Encontramos con bastante frecuencia historias de parejas que nos transmiten intensa ansiedad. Son relaciones tensas, en las que el miedo está presente. Miedo a que el otro estalle y la calma se rompa. Generalmente son parejas formadas por uno de los miembros de carácter “fácil”, tolerante, incluso sumiso. Y la otra parte de la pareja es intolerante, imprevisible, egoista y el clima general de la convivencia, lo marca esta parte de la pareja.

Son personas “difíciles”, a las que hay que observar con cautela antes de decirles algo para calibrar lo más exacto posible el riesgo que conlleva hacer o no el comentario.

Se trata de personas egocéntricas, narcisistas e inseguras. Tratan de ganarse el respeto y el poder sembrando cierto clima de tensión. Convivir con una persona así es francamente difícil y además requieren tiempo completo, porque ojo se sientan desatendidos o desplazados, que sacarán la fiera que llevan dentro.

En consulta estamos habituados a tratar con personas así y allí sí se puede trabajar diversos aspectos disfuncionales de su personalidad, pero requiere tiempo y motivación personal para el cambio.

Si convives con una persona así, ponle límites y uno de ellos pasa por ponerse en manos de un profesional de la salud mental para abordar esas dificultades. Si se niega, el problema lo tienes tú y también la responsabilidad de mantener o no una relación tan patológica.

No dudes en compartir con nosotros vuestras dudas, comentarios y sugerencias, seguro son de mucho interés para otras personas. También podéis leer “Ysinembargotequiero. Claves para una buena vida en pareja” que seguro os aporta alguna clave interesante.

Por Olga Córdoba e Iñaki Vázquez

3 comentarios. Deja tu comentario →

Claves prácticas para superar la crisis de pareja con la llegada del bebé:

08 Feb 2013

 

¡Ya está aquí nuestro bebé!¿Y ahora qué?

¡Ya está aquí nuestro bebé!¿Y ahora qué?

¿Recordáis la pregunta que os lanzamos hace unas semanas?: “¿Y los hijos, unen o separan a una pareja? Interesante pregunta, ¿verdad? Seguramente las respuestas variarán dependiendo de si tenéis hijos o no”.

Vamos a intentar aclarar algunos puntos que nos parecen importantes a la hora de afrontar nuestra relación de pareja cuando van llegando los hijos. En este post nos centraremos en los primeros momentos: la llegada del bebé. Sobre este evento vital tan importante en nuestras vidas, podéis ahondar más en el tema, leyendo el capítulo 6 de “Ysinembargotequiero. Claves para una buena vida en pareja”.

La llegada del primer hijo, nos cambia la vida, nos descabala todas nuestras rutinas por completo. Las reglas que teníamos pactadas ya no nos sirven y toca renegociarlas, cambiar rutinas, horarios, roles…Bien merece la pena realizar todos los cambios necesarios, porque esa criaturita se lo merece todo y la váis a querer con todo vuestro corazón.

Con tanto cambio, esta etapa lleva implícita una crisis en la pareja, que es absolutamente normal. Casi todo el mundo sobrevive y salen reforzados, pero aquí van unas pequeñas claves para superarla con éxito:

Aceptar ambos que vuestra vida va a cambiar, sin pretender seguir haciendo las mismas cosas que antes de la llegada del bebé. Es una renuncia parcial y temporal a vuestro espacio personal, que con el tiempo recuperaréis.

-Es momento de apoyarse, ayudarse y acompañarse.

-Importante que ambos sintáis que aportáis lo que está de vuestra mano y que ninguno se sienta asimétricamente tratado.

-Alrededor del nacimiento del primer hijo, se generan cuentas pendientes difíciles de olvidar. Son momentos de implicarse, de apoyarse y no cabe el escaqueo.

-Preguntas como ¿dónde está mi mujer? y ¿todavía le gustaré a mi pareja? Son frecuentes. Mostraos comprensivos y cariñosos, dispuestos a apoyaros y veréis como es cuestión de tiempo. Pronto os adaptaréis a la nueva situación y os sentiréis muy reforzados y unidos.

Como siempre os animamos a que participéis activamente dejando vuestros comentarios y sugerencias. Suerte a todos aquellos que estéis o vayáis a entrar en esta etapa, que aunque agotadora, es maravillosa.

Por Olga Córdoba e Iñaki Vázquez

Sin comentarios todavía. Deja tu comentario →

Estrategias de comunicación: Nunca “siempre”, nunca “nunca”.

24 Oct 2012

¡¿Me escuchas?!En este primer post de la serie que vamos a dedicar a la comunicación, queremos abordar uno de esos “errores” en los que caemos con más frecuencia: la generalización.

En ella, pasamos a términos absolutos los comportamientos de nuestra pareja convirtiéndolos en: “tú siempre haces/dices -lo que sea-”, o “tú nunca haces/dices -lo que sea-”.

Lo que podría ser claramente una petición para que nuestra pareja haga las cosas de una manera diferente, pasa a ser una recriminación directa, que no hará otra cosa que ponerle a la defensiva.

Veamos un ejemplo: fijaros la diferencia entre:

“Tú nunca me haces mimos, eres muy seco conmigo”,

Con:

“Algunas veces echo en falta que me hagas más mimos. Me encanta cuando me das un beso sin que yo me acerque a ti”.

Muy diferente ¿no? No es difícil imaginar la respuesta emocional que puede producir la primera frase, con la que lo haría la segunda.

Si os fijáis detrás de cada generalización hay siempre (bueno, casi siempre) una petición de algo. “Nunca cierras la pasta de dientes” conlleva que queremos que la cierres cuando termines de usarla. “Siempre estás trabajando” insinúa que queremos pasar más tiempo con nuestra pareja. Así, si además de evitar la generalización podemos explicitar la petición que hay de fondo, a la manera que hemos visto en el ejemplo, la comunicación se hace mucho más eficaz.

Cuando nos vengan a la cabeza las palabras siempre o nunca a la hora de dirigirnos a nuestra pareja, sustituyámoslas por algo que se acerque más a la realidad: algunas veces, casi siempre, de vez en cuando, una vez por semana… Y si además somos capaces de expresar lo que sentimos en forma de deseo en vez de como una recriminación, ¡tendremos el éxito asegurado!

5 comentarios. Deja tu comentario →