Tag Archives: comunicación

Vídeo de la presentación en Zaragoza de “Ysinembargotequiero: Claves para una buena vida en pareja”

21 Ene 2013

Dos días después de la presentación oficial en Madrid (podéis ver el vídeo en una entrada anterior, pinchando aquí) hicimos la presentación en la tierra de la Doctora Córdoba, Zaragoza. Fue en la bellísima librería El pequeño teatro de los libros. Para nosotros fue de nuevo un placer contar con tantos amigos y familiares: nos hicisteis sentir todo vuestro apoyo y cariño y tan solo podemos estar agradecidos por tan estupenda acogida.

Aquí tenéis el video del evento. Tuvimos el lujo de ser presentados por el Dr. Antonio Lobo, Catedrático de Psiquiatría del Hospital Clínico de Zaragoza. Después, contamos, al igual que la presentación de Madrid, la historia de  cómo nace “Ysinembargotequiero: Claves para una buena vida en pareja” y hacemos un breve repaso por los diferentes capítulos y algunas de las claves que se desarrollan en el libro. Deseamos que sea de vuestro interés y no dudéis en dejar vuestros comentarios. Un saludo para todos.

Sin comentarios todavía. Deja tu comentario →

La sinceridad en la pareja. Una situación real. Respuestas a este supuesto.

03 Ene 2013
images[1]

Se dejaron arrastrar por la nostalgia.

No nos olvidamos que dejamos pendiente un tema sobre “la sinceridad en la pareja. Una situación real” (post del 30/11/2012).

¿Recordáis aquel supuesto que expusimos?

Era el décimo aniversario de tu promoción de la universidad. El reencuentro con antiguos amigos… allí está esa persona con la que siempre tonteaste… os besáis con cariño durante un rato.

Os dejáis arrastrar por la nostalgia y el recuerdo de aquello que pudo haber sido… Al terminar la noche os despedís con un abrazo sabiendo que cada uno volverá con su pareja para continuar su vida, y probablemente no os volveréis a ver.

Después os preguntamos: ¿y qué vais a hacer? ¿Se lo diréis a vuestra pareja? ¿Seréis sinceros con ella?

La respuesta más frecuente entre vosotros fue que no os parecía correcto sinceraros porque podíais crear un conflicto de pareja donde no lo hay.

Ahora compartimos nuestra opinión con vosotros:

Si la historia es tal y como os la expusimos, también pensamos que tiene poca importancia. Parece que el reencuentro con los compañeros y el contexto, ambiente…les hizo revivir experiencias y sentimientos del pasado como si no hubiese corrido el tiempo. Se trasladaron automáticamente a ese periodo de sus vidas, dejándose llevar por el momento, olvidando el presente, y cuando al día siguiente lo piensan ¿qué sucede?

Somos partidarios de contextualizar lo que ha pasado y entender lo sucedido tal y como fue. Lo sucedido carece de importancia y de trascendencia alguna para sus parejas actuales. Nada tiene que ver con cómo están cada uno con sus respectivas parejas.

Además analicemos un momento las consecuencias que puede traer un “ataque de sinceridad” con tu pareja:

Decides ser sincero ¿por qué y para qué? Serían las dos preguntas a responder en primer lugar.

Si tras reflexionar concluyes que la necesidad de sincerarte parte de un sentimiento de culpa por lo sucedido, aunque entiendes que fue una tontería, que ni siquiera vais a volver a veros… es mejor que demores la decisión de hablar con tu pareja y que contengas el impulso. Tal vez simplemente necesitas dejar de sentirte mal. Pero debes pensar en el posible impacto emocional que puede tener para tu pareja y las consecuencias para vuestra relación, cuando realmente lo consideras un hecho aislado y sin importancia.

Si temes que se entere y prefieres decírselo tú, también debes sopesar las consecuencias y tal vez no anticiparte. Si se entera, puedes explicarle que no tuvo ninguna trascendencia y por eso mismo ni se lo contaste.

También, algunas personas pueden usar lo sucedido a modo de arma arrojadiza en una discusión o para provocar celos, lo que consideramos completamente negativo y desaconsejable.

Puede parecer contradictoria nuestra opinión, cuando a lo largo de todo el libro “Ysinembargotequiero”, repetimos incesantemente: “hablar, hablar y hablar”. Pero hay que hablar para resolver problemas, no para crearlos. Y muchas veces es preferible la prudencia y saber esperar, que desahogarse simplemente para quedarse uno tranquilo sin tener en cuenta los sentimientos de la persona que tenemos en frente.

Nuevamente reabrimos el debate con nuestro punto de vista. Os animamos a que participéis. Un saludo afectuoso a todos vosotros.

Un comentario. Deja tu comentario →

Cómo superar una ruptura (III): Corta la comunicación con tu expareja.

21 Nov 2012

Antes o después tendremos que cortar la comunicación para poder “desengancharnos”.

Una vez que tenemos claro que hemos roto definitivamente con nuestra pareja, y aceptamos que vamos a estar mal durante un tiempo, el siguiente paso es cortar definitivamente toda la comunicación posible.

Sí, sabemos que la nostalgia, la pena, el deseo, la soledad, la ilusión de recuperar lo perdido y un montón de sentimientos entremezclados van a hacer que queramos volver a hablarnos, vernos o hacer el amor con nuestra expareja.

Pero si algo tenemos claro (nosotros, tus padres, tus amigos y cualquiera que tenga experiencia en esto del amor) es que sólo sirve para hacerte más daño y hacer más difícil el proceso de duelo. Cuanto antes dejes de verte, hablar o escribirte con tu expareja, mejor.

Claro, todo esto cambia si se han tenido hijos. En otros post trataremos de ver cómo manejar de la mejor manera posible esta situación.

¿Te gustan los post de cómo superar una ruptura? En el capítulo 15 de “Ysinqembargotequiero: Claves para una buena vida en pareja”, abordamos más extensamente este tema. Déjanos un comentario o reenvíaselo a alguien a quien le pueda servir. ¡Gracias por leernos!

Olga Córdoba e Iñaki Vázquez

2 comentarios. Deja tu comentario →

Estrategias de comunicación: Nunca “siempre”, nunca “nunca”.

24 Oct 2012

¡¿Me escuchas?!En este primer post de la serie que vamos a dedicar a la comunicación, queremos abordar uno de esos “errores” en los que caemos con más frecuencia: la generalización.

En ella, pasamos a términos absolutos los comportamientos de nuestra pareja convirtiéndolos en: “tú siempre haces/dices -lo que sea-”, o “tú nunca haces/dices -lo que sea-”.

Lo que podría ser claramente una petición para que nuestra pareja haga las cosas de una manera diferente, pasa a ser una recriminación directa, que no hará otra cosa que ponerle a la defensiva.

Veamos un ejemplo: fijaros la diferencia entre:

“Tú nunca me haces mimos, eres muy seco conmigo”,

Con:

“Algunas veces echo en falta que me hagas más mimos. Me encanta cuando me das un beso sin que yo me acerque a ti”.

Muy diferente ¿no? No es difícil imaginar la respuesta emocional que puede producir la primera frase, con la que lo haría la segunda.

Si os fijáis detrás de cada generalización hay siempre (bueno, casi siempre) una petición de algo. “Nunca cierras la pasta de dientes” conlleva que queremos que la cierres cuando termines de usarla. “Siempre estás trabajando” insinúa que queremos pasar más tiempo con nuestra pareja. Así, si además de evitar la generalización podemos explicitar la petición que hay de fondo, a la manera que hemos visto en el ejemplo, la comunicación se hace mucho más eficaz.

Cuando nos vengan a la cabeza las palabras siempre o nunca a la hora de dirigirnos a nuestra pareja, sustituyámoslas por algo que se acerque más a la realidad: algunas veces, casi siempre, de vez en cuando, una vez por semana… Y si además somos capaces de expresar lo que sentimos en forma de deseo en vez de como una recriminación, ¡tendremos el éxito asegurado!

5 comentarios. Deja tu comentario →