Cómo superar una ruptura (VI): Ten cuidado con el alcohol y los fármacos.

05 Feb 2013
Aunque creamos que puede aliviar nuestra pena, el alcohol sólo empeora las cosas.

Aunque creamos que puede aliviar nuestra pena, el alcohol sólo empeora las cosas.

Es muy fácil recurrir al alcohol u otras drogas (entre las que podemos incluir a los tranquilizantes) para aliviar el dolor de la ruptura. Momentáneamente nos pueden hacer sentir bien, pero la mayor parte de ellas son depresógenas y lo único que conseguiremos será potenciar todos nuestros sentimientos negativos. Si a ello añadimos la posibilidad de hacernos dependientes de una sustancia, con todos los riesgos físicos y psicológicos que eso acarrea, debemos desaconsejar vivamente el consumo de tóxicos.

Podemos dejar aparte el caso de los psicofármacos, pero tan solo si son estrictamente prescritos por un médico.

Mención especial merece el caso del alcohol ya que es una sustancia de muy fácil acceso y probablemente la más “utilizada” en éstas situaciones de duelo. Tanto si se consume en un contexto social como si lo hacemos en el propio domicilio, su perfil ansiolítico inicial puede fácilmente darnos la impresión de que nos está sirviendo de alguna manera en nuestro proceso, cuando en el fondo es todo lo contrario. Déjalo por un tiempo y si ves que te cuesta y crees que puedes estar consumiendo demasiado, no dudes en pedir ayuda profesional.

En este sentido os recordaremos que el ejercicio físico es un excelente generador de endorfinas, esas pequeñas sustancias químicas que nos hacen sentirnos bien. No hace falta machacarnos en el gimnasio ni subir al Tourmalet. Tan solo de que podamos introducir en nuestra rutina espacios para realizar algún tipo de ejercicio de acuerdo a nuestro gusto y a nuestra edad. Ah, y si el deporte es de equipo… ¡mucho mejor!

Si te resultan útiles nuestros post, no dudes en difundirlos o dejarnos tu comentario. ¡Gracias! Si quieres saber más sobre este tema te invitamos a leer el capítulo 15 de “Ysinembargotequiero. Claves para una buena vida en pareja”.

Sin comentarios todavía. Deja tu comentario →