Archive / Tipos de relación

RSS feed for this section

RELACIONES A DISTANCIA: CLAVES PARA LLEVARLAS MEJOR

19 Jul 2014

Iñaki Vázquez María de MeerEl pasado martes Iñaki estuvo en el programa de La Mañana de la Cadena COPE para hablarnos sobre las relaciones a distancia. Cada vez son más personas las que tienen que marcharse fuera de su país para encontrar un trabajo y tienen que alejarse temporalmente de sus parejas e hijos. ¿Cómo podemos llevar mejor este tipo de situaciones? ¿Cuáles son las claves para superarlo con éxito? Y si necesitamos consultar, ¿podemos hacer terapia online?

Iñaki nos da alguna de estas claves en la entrevista que le realiza María de Meer. ¡Esperamos que os guste!

Relaciones a distancia, con Iñaki Vázquez en la Cadena COPE

Curiosidades: ¿Por qué sabe tanto nuestro querido Dr. Vázquez de relaciones a distancia? ¡Efectivamente! Él está viviendo una ahora mismo… Y si aún no habéis visitado la nueva página de Iñaki os invitamos a echarle un vistazo: www.menteenpositivo.com

libro-papelNo olvidéis como lectura de verano, nuestro libro YSINEMBARGOTEQUIERO. Claves para una buena vida en pareja. También encontraréis unas reflexiones interesantes acerca de las relaciones a distancia. Podéis conseguirlo a través de este blog en papel o electrónico. Te lo enviamos a tu domicilio. Esperamos que os guste.

Un abrazo a todos y buen fin de semana!

3 comentarios. Deja tu comentario →

Parejas con hijos de una anterior relación. ¿Cómo hacerlo bien?

14 Feb 2014
En "Los Serrano" cada uno aportaba hijos de su anterior relación. ¿Será todo tan idílico como en la serie?

En “Los Serrano” cada uno aportaba hijos de su anterior relación. ¿Será todo tan idílico como en la serie?

En nuestra colaboración habitual en el programa de Javi Nieves, La Mañana de la COPE, tratamos ayer el tema de las parejas reconstituídas: aquellas en las que uno o los dos miembros de la nueva pareja tienen hijos de una relación anterior. En estas situaciones, cada vez más habituales en nuestro entorno surgen una serie de cuestiones importantes:

¿Afectará esta convivencia a la relación de pareja? ¿En qué medida les influye la nueva situación a los hijos? ¿Cómo abordar los problemas de convivencia que surjan con los hijos de tu pareja, siendo consciente que no son tus hijos? ¿Cómo debo tratarles, como un amigo, un padre o simplemente educado? ¿Es de mi incumbencia educarles? ¿Dónde está el límite?

Podéis escuchar el audio de la entrevista un poco más abajo pero os dejamos algunas de las claves que consideramos necesarias para abordar de la mejor manera posible esta situación:

-Primero reconocer y aceptar que no va a ser fácil. No hay que tratar de forzar los vínculos o los nuevos afectos, sino dejar que surjan de manera natural.

-El nuevo “progenitor” no debe pretender ocupar el lugar del padre biológico. Para un niño, el nuevo adulto es un extraño y un intruso y esto no tiene nada que ver con la bondad o la personalidad del adulto. Los niños necesitan conservar un sitio para sus padres naturales y abrir un espacio adicional para el nuevo adulto que entra en sus vidas. Esto requiere TIEMPO y PACIENCIA.

-Resolver los conflictos de manera realista, congruente y AMOROSA (son niños y más todavía si son adolescentes), y estimular el diálogo constante entre hijos y adultos.

-TODOS los adultos que están implicados deben evitar enviar mensajes contradictorios a los hijos. Tienen que ponerse de acuerdo.

-Es muy importante el papel que el progenitor de los hijos da a su pareja delante de estos. ¿Le otorga parte de su autoridad o por el contrario le desautoriza constantemente?

-El progenitor que no tiene los hijos siempre puede actuar como un adulto para mantener las normas comunes de la convivencia aunque no actúe como “padre” o “madre”.

No sirve inhibirse, sin haberlo pactado, y relegar toda la parte educativa en el padre o madre biológico, si este pide ayuda: “son tus hijos y te encargas tú”…

No hacer diferencias entre los hijos de cada uno que conviven en la misma casa. Las normas han de ser iguales para todos. Esto es muy importante si además la pareja decide tener otro hijo en común.

Esperamos que estos consejos os sirvan de utilidad si estáis en una situación como la que describimos. Podéis tener más información sobre este tema en nuestro manual: “Ysinembargotequiero: claves para una buena vida en pareja”, en la que una de las parejas principales que describimos está en una circunstancia similar.

 A continuación el audio de la entrevista. ¡Hasta pronto!

Sin comentarios todavía. Deja tu comentario →

Cómo discutir bien. Primer paso: baja el volumen

18 Nov 2013

pareja discutiendo“Somos una pareja que nos gusta decir las cosas, expresar nuestros sentimientos. Contar lo que nos gusta y lo que no, confrortar opiniones. Esto nos lleva a “discutir” con cierta frecuencia, pero enseguida sabemos ceder, reajustarnos y llegar a pactos satisfactorios. Es en parte una forma de relacionarnos que tenemos integrada. No nos molesta, sabemos controlarla y no pasamos nunca el limite de la falta de respeto, y si en algun momento lo hemos hecho los dos sabemos retractarnos y pedir perdon. Si algunas parejas pecan de ser demasiado reservadas con lo que piensan o sienten, nosotros quizá lo hacemos por el lado opuesto. Pero tenemos un equilibrio.

En las ultimas semanas ese equilibrio parece haberse roto: las discusiones son cada vez mas frecuentes. Levantamos el tono de voz y en alguna occasion nos hemos faltado al respeto. Cualquier cosa, por minima que sea puede ser el detonante de otro enfado, otra discusion. La convivencia se convierte en algo complicado con roces y gritos. Sabemos que algo tiene que estar motivando esta situcion de crisis y que debemos hacer algo al respecto. Pero hay tanto ruido, todo el rato, que no tenemos la posibilidad de explorarlo. ¿Qué hacer?”

El testimonio anterior nos describe una bastante habitual: parejas con alta expresividad emocional de base, que por algún motivo se descompensan y entran en una dinamica de constantes discusiones y reproches que parece no tener fin. Esa situación se realimenta impidiendo a la pareja explorar los motivos que han podido llevarles hasta ahí.

Cuando en terapia encontramos esta situación en la que los arboles del ruido constante no nos dejan ver el bosque, solo queda plantear la siguiente estrategia: eliminar las discusiones de forma consciente y voluntaria. Sin este primer paso no podremos desentrañar lo que este sucediendo.

Todas las parejas se sorprenden cuando prescribimos esa “prohibicion de discutir” pero aun se sorprenden más cuando se ven capaces de hacerlo y comprueban sus beneficios. Veamos algunas estrategias para conseguirlo.

-Ten en mente que no se puede discutir por ningún motivo.

-Si tienes que pedir algo a tu pareja, hazlo de la manera mas educada posible, aunque suene a forzado.

-Si no estas con el ánimo adecuado y crees que puedes decir cosas que no debes, déjalo para otro momento.

-No saques temas que sabes que pueden encender la chispa de una discusión.

-A veces escribir una nota o un correo electrónico para comunicar algo delicado, hace que tengamos tiempo de reflexionar sobre ello y hacerlo mejor.

-Si a pesar de todo empezais una discusión, recuérdate que está prohibido. Simplemente deja de hacerlo y date una vuelta hasta que te calmes.

-Ante la mínima falta de respeto hacia tu pareja, rectifica y discúlpate cuanto antes; aunque tengas razón en el fondo, no se justifican las formas.

Si sigues estos pasos podrás  bajar el volumen de las discusiones y el ruido. Enhorabuena, has dado un paso imprescindible para resover aquello que os lleva a estar así, y mejorará vuestra relación.

¿Te gustan los post de Ysinembargotequiero? Compártelos con aquellos a los que les puedan servir y no olvides dejarnos tus comentarios y sugerencias. Y como siempre te invitamos a leer “Ysinembargotequiero: claves para una buena vida en pareja”. ¡Feliz semana!

2 comentarios. Deja tu comentario →

¿Las personas narcisistas son tóxicas?

21 Mar 2013

El miedo es mal compañero de viaje en la pareja.

Encontramos con bastante frecuencia historias de parejas que nos transmiten intensa ansiedad. Son relaciones tensas, en las que el miedo está presente. Miedo a que el otro estalle y la calma se rompa. Generalmente son parejas formadas por uno de los miembros de carácter “fácil”, tolerante, incluso sumiso. Y la otra parte de la pareja es intolerante, imprevisible, egoista y el clima general de la convivencia, lo marca esta parte de la pareja.

Son personas “difíciles”, a las que hay que observar con cautela antes de decirles algo para calibrar lo más exacto posible el riesgo que conlleva hacer o no el comentario.

Se trata de personas egocéntricas, narcisistas e inseguras. Tratan de ganarse el respeto y el poder sembrando cierto clima de tensión. Convivir con una persona así es francamente difícil y además requieren tiempo completo, porque ojo se sientan desatendidos o desplazados, que sacarán la fiera que llevan dentro.

En consulta estamos habituados a tratar con personas así y allí sí se puede trabajar diversos aspectos disfuncionales de su personalidad, pero requiere tiempo y motivación personal para el cambio.

Si convives con una persona así, ponle límites y uno de ellos pasa por ponerse en manos de un profesional de la salud mental para abordar esas dificultades. Si se niega, el problema lo tienes tú y también la responsabilidad de mantener o no una relación tan patológica.

No dudes en compartir con nosotros vuestras dudas, comentarios y sugerencias, seguro son de mucho interés para otras personas. También podéis leer “Ysinembargotequiero. Claves para una buena vida en pareja” que seguro os aporta alguna clave interesante.

Por Olga Córdoba e Iñaki Vázquez

3 comentarios. Deja tu comentario →

Relaciones tóxicas (II): historias reales.

08 Mar 2013
Las cosas no son siempre como parecen, pero tampoco como deseamos que sean.

Las cosas no son siempre como parecen, pero tampoco como deseamos que sean.

En terapia llevamos muchos casos de personas que están atrapadas en relaciones “asfixiantes”. Ayer una paciente describía perfectamente esta situación:

Mi marido es imprevisible, tan pronto está de buen humor como le cambia. Muchas veces, cuando tiene problemas laborales, yo se lo noto porque descarga conmigo. He descubierto en terapia que los insultos que me dedica, los necesita él para sentirse mejor. Cuando él me pisa, cree que queda por encima de mí y se siente mejor. Después, con la calma, se da cuenta y se siente culpable por tratarme mal”.

Otro paciente relataba esto:

Mi mujer me está chantajeando todo el día con el suicidio. Me da miedo hasta llevarle la contraria porque se perfectamente lo que vendrá luego: se tomará pastillas o me llamarán de una tienda que se ha desmayado… No se qué hacer, con ella no soy feliz, pero dejarla me da pena porque creo que sola no puede vivir, es muy dependiente de mi”.

El problema de los celos:

Mi pareja es celoso patológico. Me mira el móvil constantemente, facebook, twitter, correo electrónico. Pasa el día recriminándome cosas absurdas del tipo: Vi perfectamente como miraste a ese hombre alto que nos cruzamos en el portal de tu madre. Tu mirada ha cambiado y noto cuando piensas en otra persona. Cuando recibes mensajes de tus amigas, se que son en clave, en realidad son de hombres…”.

¿Qué hacer ante estas situaciones tan difíciles? ¿Terapia de pareja?

Generalmente pueden acudir a consulta la pareja, pero como psiquiatras y terapeutas, cuando detectamos psicopatología en uno de los dos, más allá del conflicto de pareja, en principio abordamos individualmente el problema.

En los tres casos reales anteriores, recomendamos terapia individual y en alguno de ellos iniciamos tratamiento médico.

Como de costumbre agradecemos vuestros comentarios y sugerencias, animándoos a que continuéis con nosotros.

Un comentario. Deja tu comentario →

LAS RELACIONES “TÓXICAS” DE PAREJA

17 Ene 2013
Tras el enamoramiento, puedes descubrir que tu pareja es "tóxica".

Tras el enamoramiento, puedes descubrir que tu pareja es “tóxica”.

En el transcurso de una relación, atravesamos diferentes etapas que van unidas a un mayor conocimiento y descubrimiento hacia el otro. Al principio existen muchos más elementos de seducción y de atracción hacia tu pareja, desplegando todos nuestros mejores encantos personales. Pero conforme nos vamos sintiendo más comprometidos y más cómodos, nos permitimos compartir también esas facetas de nuestra personalidad, que nos gustan menos, pero que también forman parte de nosotros.

A medida que aumenta la relación de intimidad, va surgiendo la necesidad de mostrarse tal y como somos, sin la necesidad del principio de exponer sólo nuestros puntos fuertes. En general, poder llegar hasta aquí e ir madurando la relación, intercambiando pasión y desenfreno por intimidad, comprensión, empatía y dar cabida al verdadero amor, es muy positivo.

Pero ¿Qué sucede si cuando nuestra pareja se relaja y se muestra tal y como es, con sus virtudes y sus defectos, comenzamos a observar y a sentir actitudes que nos desagradan? ¿Y se trata de una “persona tóxica? 

¿A qué llamamos personas tóxicas?

Usamos este término porque es muy gráfico. Son esas personas que atraen a los problemas, que sienten que la vida les trata injustamente, que sus vidas están llenas de dificultades y además no se responsabilizan de lo que les sucede. Casi siempre tienden a culpar a su entorno de lo que les pasa, colocando fuera de ellas la responsabilidad.

Encontramos parejas tóxicas, verdaderos “vampiros de energía emocional”. Se colocan en la posición de dependencia, demandantes de todo tipo de atenciones. Cuando no consiguen las expectativas que esperan recibir, se instalan en la eterna queja, en la crónica insatisfacción.

Muchas veces coincide que son personas muy celosas, lo que les lleva a veces a mostrarse irritables e incluso algo tiranas. Generalmente se trata de personas con baja autoestima, con carencias y conflictos que tienden a proyectarlos en su pareja haciéndole a su cónyuge responsable (cuando no el culpable) de todas sus desgracias. Alternan entre el rol de sumisión y de poder, pero con frecuencia necesitan degradar al otro para sentirse mejor. No suelen tener problemas exclusivamente con su pareja. Generalmente concluyen que el mundo es injusto, que además tienen mala suerte y que la vida les trata mal.

Si tras una primera etapa de enamoramiento, aunque haya sido preciosa, descubrís que vuestra pareja puede ser una persona “tóxica”, os aconsejamos que reflexionéis y seáis sinceros y coherentes.

Tal vez sea el momento de escuchar las opiniones de vuestro más íntimo entorno (familia y amigos) y vuestras propias percepciones y los sentimientos que os despiertan sus actitudes. Después llega el momento de tomar la decisión correcta. En terapia de pareja y en terapias individuales, encontramos con frecuencia personas con estos problemas. Si te sientes identificado, no tires la toalla, busca ayuda.

Suerte y ánimo, es preferible darse cuenta cuando todavía estamos a tiempo, que pasar toda una vida infelices ¡Sólo vivimos una vez, por eso cada minuto es importante!

Como siempre os invitamos a compartir vuestra experiencia personal o vuestras dudas y si os podemos ayudar en algo, nos damos por satisfechos.

Olga Córdoba e Iñaki Vázquez

7 comentarios. Deja tu comentario →