Archive / Comunicación

RSS feed for this section

¿Por qué los hombres escuchan a sus amigos u otras personas más que a nosotras? Onda Mujer.

18 Feb 2014
¿Por qué la opinión de otras personas le llega más?

¿Por qué la opinión de otras personas le llega más?

Otra semana en el programa La Costilla de Adán, de Onda Mujer, Olga Córdoba y la periodista Marisol Arribas, abordan una situación muy frecuente en las parejas: “por qué los hombres escuchan a sus amigos u otras personas más que a nosotras”.

Ambas expertas coinciden en que esto supone un error de comunicación y la necesidad de  ahondar en los problemas profundos que pueda haber.

Os invitamos a que lo escuchéis porque es divertido y ameno.

Pincha aquí para escuchar el audio: ow.ly/tJKUb

Sin comentarios todavía. Deja tu comentario →

Nueva colaboración con dos estupendas iniciativas: familias.com y serfelices.org

26 Ene 2014

Hoy queremos presentaros nuestra recién estrenada colaboración con dos páginas web dedicadas a mejorar la vida de las personas.

familias.comUna es la muy conocida www.familias.com Una plataforma internacional con más de 450 colaboradores en todo el mundo y 300 millones de visitas mensuales, que realizan una estupenda labor de difusión sobre todos los ámbitos de las relaciones familiares.

Y la otra es www.serfelices.org una iniciativa radicada en Argentina pero con vocación internacional en el mundo de habla hispana, que nace con la vocación de ayudar a las personas a encontrar el bienestar y la felicidad que buscan. Allí podréis encontrar multitud de recursos y la posibilidad de contactar con terapeutas y profesionales de diferentes paísesserfelices.org

Nuestra enhorabuena y apoyo a estas dos estupendas iniciativas y gracias por contar con nosotros para llevarlas adelante.

Os dejamos los enlaces para que podáis visitarlas:

www.familias.com

www.serfelices.org

Un saludo a todos y os deseamos un estupendo fin de semana!

Sin comentarios todavía. Deja tu comentario →

Cómo discutir bien. Primer paso: baja el volumen

18 Nov 2013

pareja discutiendo“Somos una pareja que nos gusta decir las cosas, expresar nuestros sentimientos. Contar lo que nos gusta y lo que no, confrortar opiniones. Esto nos lleva a “discutir” con cierta frecuencia, pero enseguida sabemos ceder, reajustarnos y llegar a pactos satisfactorios. Es en parte una forma de relacionarnos que tenemos integrada. No nos molesta, sabemos controlarla y no pasamos nunca el limite de la falta de respeto, y si en algun momento lo hemos hecho los dos sabemos retractarnos y pedir perdon. Si algunas parejas pecan de ser demasiado reservadas con lo que piensan o sienten, nosotros quizá lo hacemos por el lado opuesto. Pero tenemos un equilibrio.

En las ultimas semanas ese equilibrio parece haberse roto: las discusiones son cada vez mas frecuentes. Levantamos el tono de voz y en alguna occasion nos hemos faltado al respeto. Cualquier cosa, por minima que sea puede ser el detonante de otro enfado, otra discusion. La convivencia se convierte en algo complicado con roces y gritos. Sabemos que algo tiene que estar motivando esta situcion de crisis y que debemos hacer algo al respecto. Pero hay tanto ruido, todo el rato, que no tenemos la posibilidad de explorarlo. ¿Qué hacer?”

El testimonio anterior nos describe una bastante habitual: parejas con alta expresividad emocional de base, que por algún motivo se descompensan y entran en una dinamica de constantes discusiones y reproches que parece no tener fin. Esa situación se realimenta impidiendo a la pareja explorar los motivos que han podido llevarles hasta ahí.

Cuando en terapia encontramos esta situación en la que los arboles del ruido constante no nos dejan ver el bosque, solo queda plantear la siguiente estrategia: eliminar las discusiones de forma consciente y voluntaria. Sin este primer paso no podremos desentrañar lo que este sucediendo.

Todas las parejas se sorprenden cuando prescribimos esa “prohibicion de discutir” pero aun se sorprenden más cuando se ven capaces de hacerlo y comprueban sus beneficios. Veamos algunas estrategias para conseguirlo.

-Ten en mente que no se puede discutir por ningún motivo.

-Si tienes que pedir algo a tu pareja, hazlo de la manera mas educada posible, aunque suene a forzado.

-Si no estas con el ánimo adecuado y crees que puedes decir cosas que no debes, déjalo para otro momento.

-No saques temas que sabes que pueden encender la chispa de una discusión.

-A veces escribir una nota o un correo electrónico para comunicar algo delicado, hace que tengamos tiempo de reflexionar sobre ello y hacerlo mejor.

-Si a pesar de todo empezais una discusión, recuérdate que está prohibido. Simplemente deja de hacerlo y date una vuelta hasta que te calmes.

-Ante la mínima falta de respeto hacia tu pareja, rectifica y discúlpate cuanto antes; aunque tengas razón en el fondo, no se justifican las formas.

Si sigues estos pasos podrás  bajar el volumen de las discusiones y el ruido. Enhorabuena, has dado un paso imprescindible para resover aquello que os lleva a estar así, y mejorará vuestra relación.

¿Te gustan los post de Ysinembargotequiero? Compártelos con aquellos a los que les puedan servir y no olvides dejarnos tus comentarios y sugerencias. Y como siempre te invitamos a leer “Ysinembargotequiero: claves para una buena vida en pareja”. ¡Feliz semana!

2 comentarios. Deja tu comentario →

El whatsapp y la relación de pareja:

26 Abr 2013
Cuando estés con tu pareja, olvídate un poco del whatsapp.

Cuando estés con tu pareja, olvídate un poco del whatsapp.

En este post vamos a intentar aportar unas ideas claras acerca del uso del whatsapp y las interferencias que pueden darse en la pareja.

-Si estás tranquilamente con tu pareja, evita estar conectado al whatsapp, porque ese tiempo y espacio se lo estás restando aella. No dudes en desconectarte.

-A veces encontramos parejas que están utilizando el whatsapp para darse celos, con constantes interrupciones respondiendo  whatsapp. Esta situación puede suscitar cierta desconfianza y dar rienda suelta a la imaginación: “¿con quién hablará?”, “le cuenta más cosas que a mi”, “conmigo no habla, pero por whatsapp no deja de escribir”…

-Aunque tengas la tentación de vigilar y curiosear el whatsapp de tu pareja, no te lo recomendamos, porque pertenece a su intimidad personal y no debes inmiscuirte. Sería positivo comentarle cómo te sientes cuando esto sucede: “me siento desplazad@ y un poco molest@ cuando te veo tan abstraid@ con el whatsapp”…

-Muchas infidelidades o pequeños flirteos, se descubren hoy en día por el uso del whatsapp. Encontramos dos situaciones diferentes: una que llamamos “acto fallido” y es cuando inconscientemente (movido por la culpa), te autodescubres. Así o bien te equivocas y le envías el whatsapp, que teóricamente era para la otra persona, o bien, aún sabiendo que en el móvil tienes mensajes de la persona con la que coqueteas o estás siendo infiel, dejas el móvil al alcance de tu pareja, casi provocando que lo mire.

-Si quieres romper con tu pareja, no te escondas detrás de la pantalla de tu móvil y se lo digas por whatsapp. Una situación así merece toda tu atención.

También podemos extraer un buen uso del whatsapp para la pareja: Hay personas que les cuesta mucho disculparse en persona y a través del whatsapp, ayudado de los emoticonos, logran romper el silencio y disculparse.

Esperamos que estas claves os sirvan para hacer un buen uso del whatsapp y no dudéis en dejar vuestros comentarios.

31 comentarios. Deja tu comentario →

Estrategias de comunicación: Nunca “siempre”, nunca “nunca”.

24 Oct 2012

¡¿Me escuchas?!En este primer post de la serie que vamos a dedicar a la comunicación, queremos abordar uno de esos “errores” en los que caemos con más frecuencia: la generalización.

En ella, pasamos a términos absolutos los comportamientos de nuestra pareja convirtiéndolos en: “tú siempre haces/dices -lo que sea-”, o “tú nunca haces/dices -lo que sea-”.

Lo que podría ser claramente una petición para que nuestra pareja haga las cosas de una manera diferente, pasa a ser una recriminación directa, que no hará otra cosa que ponerle a la defensiva.

Veamos un ejemplo: fijaros la diferencia entre:

“Tú nunca me haces mimos, eres muy seco conmigo”,

Con:

“Algunas veces echo en falta que me hagas más mimos. Me encanta cuando me das un beso sin que yo me acerque a ti”.

Muy diferente ¿no? No es difícil imaginar la respuesta emocional que puede producir la primera frase, con la que lo haría la segunda.

Si os fijáis detrás de cada generalización hay siempre (bueno, casi siempre) una petición de algo. “Nunca cierras la pasta de dientes” conlleva que queremos que la cierres cuando termines de usarla. “Siempre estás trabajando” insinúa que queremos pasar más tiempo con nuestra pareja. Así, si además de evitar la generalización podemos explicitar la petición que hay de fondo, a la manera que hemos visto en el ejemplo, la comunicación se hace mucho más eficaz.

Cuando nos vengan a la cabeza las palabras siempre o nunca a la hora de dirigirnos a nuestra pareja, sustituyámoslas por algo que se acerque más a la realidad: algunas veces, casi siempre, de vez en cuando, una vez por semana… Y si además somos capaces de expresar lo que sentimos en forma de deseo en vez de como una recriminación, ¡tendremos el éxito asegurado!

5 comentarios. Deja tu comentario →