Celos y autoestima

Podemos sentir celos desde nuestra más tierna infancia…

Queremos dedicar algunos post al tema de los celos y empezaremos diciendo que si queremos o deseamos a alguien siempre tendremos, en algún lugar de nuestra mente (allí donde se guardan los sentimientos), una lucecita que nos alerte del temor a perderlo: son los celos.

Los celos tienen una relación directa con nuestra autoestima: si me siento “poca cosa”, que no sirvo o no doy la talla, que soy incapaz de cubrir las necesidades emocionales, sexuales, intelectuales o de cualquier otro tipo que pueda necesitar mi pareja entonces cualquier persona en la que ésta se fije la viviré como una amenaza y hará disparar mi sentimiento de celos.

Pero, por otro lado, si yo me siento bien conmigo mismo, me veo atractivo, interesante, satisfago sexualmente a mi pareja, tengo un trabajo que considero digno, buenos amigos y mi pareja está enamorada de mí, entonces pensaré: ¿quién hay mejor que yo para mi pareja? En este caso no tendré ningún miedo a que pueda venir alguien y le ofrezca algo que no tenga, porque ya le doy yo mi amor y todo lo que pueda necesitar de otra persona.

Así que la conclusión podría ser: cultívate como persona todo lo que puedas. Siéntete a gusto contigo mismo, resulta atractivo para tus ojos y lo serás para los demás. Tener una buena autoestima es uno de los mejores remedios para los celos.

¿Estás de acuerdo con este post? No dudes en difundirlo o dejarnos un comentario con tu experiencia. ¡Gracias!